En los brazos de Morfeo I – los sueños inconscientes

Caer en los brazos de Morfeo significa dormir profundamente, el Dios greco de los sueños tenía el poder de transformarse en el amado del que sueña. Mi Morfeo, creo que no es el amado, sea quien sea, cambia de forma continuamente, según me estado de espíritu. Aparece en sueños oscuros, lluviosos, grises y otras veces en sueños soleados, azules y felices. Estoy convencida que sueño más que el normal y podría escribir un blog con un mínimo de un post diario si quisiera contaros mis aventuras somníferas.

vida_paralela_sunos_blog

Cuando vi Inception, me quedé boquiabierta, porque yo experimenté más de un nivel de sueño, soñar que estoy dormida, que despierto y en cima que cuento el sueño. Despertar después de esto, os aseguro, no es nada agradable. Te quedas un poco perdido y mejor no lo cuentes, no vaya a ser que estés en un otro nivel.

¿Alguna vez habéis confundido sueño y realidad? No es tan raro escuchar “eso no sé si he soñado o que”. ¿Habéis imaginado alguna vez que vuestras vidas es un sueño?

Las pesadillas son las que mejor recuerdas. Hubo una temporada que soñaba con un incendio repetidas veces, otra fase muy gris de mi vida que mis sueños eran más grises todavía… los más desagradables son los que uno no tiene control sobre si mismo, que está borracho, que está muerto, que está loco (estos son los peores), que llora inconsolablemente…

Pero una de las cosas que más me sorprende, es que en mis sueños yo tengo un pasado. Cuando en mi sueño está pasando una situación cualquiera, sé que han pasado cosas anteriores que justifican este hecho presente. ¡Tengo un pasado largo, lejano a la acción que pasa ahora que nunca lo soné!, simplemente tengo consciencia de que “lo he vivido” – es un rollo, ¿me he explicado?

dormir_sueno_blog

¿Y alguna novela por capítulos? ¡También! Cada noche un capítulo con la misma temática, con los mismos personajes. Bastante curioso.

¿Habéis viajado en sueños? Yo estuve en India el otro día, hacia calor, un turbillón de colores, de olores y una sensación de felicidad absoluta… me desperté en el invierno europeo. Nevaba fuera, era lunes y tocaba ofi.

Dale una vuelta a tu destino:

¡Es gratis! Te puede llevar a cualquier sitio y situación, te hace vivir aventuras realmente insólitas, lo mejor es que no tiene consecuencias, te despiertas, suspiras y es como si nada de aquello hubiese pasado; aunque no te dejan elegir el itinerario. 😉

PD. Karina, yo estaba preparando este post cuando recibí tu email. IN-CRI-VER. 🙂

Anuncios