Dinamarca x Brasil

Como revancha a las playas paradisiacas, al pescado fresco, a la carne rica, al calor insoportable, a las diferencias de clase social, a la pobreza, al baile, a la inseguridad, al calor humano… mi danés me llevó a ver su país.

bandera_dinamarca_brasil

En primavera. Importante. A diferencia del Nordeste de Brasil – donde siempre hace un calor de muerte, dicen los daneses, que Dinamarca tiene las estaciones son muy marcadas. Aunque yo opino que marcadas son en España (frío con nieve y verano con muertes por golpe de calor) y que en Dinamarca oscilan de un frío polar a un frío moderado con lluvias intermitentes.

Para mi sorpresa nos hizo sol TODOS los días aunque el viento era frío, ellos parecían muy a gusto y felices de ver el sol. Todos, sin excepción, me dijeron que estaba teniendo mucha suerte con el tiempo y que estaba previsto nevar el día siguiente.

La playa es bella, pero desierta, no hay vendedores ambulantes ni gente con bikinis minúsculos. ¡Ah, ni gente con bikini! En verano hay que buscar un hueco entre las dunas para huir del viento.

Las casas son todas bonitas y a veces de colores como las casas coloniales de Brasil pero en buen estado, restauradas y las calles son siempre limpias.

Dinamarca tiene más carril bici que carreteras, mientras Recife cierra un carril de coches para las bicis -solamente los domingos – y hay accidentes todos las veces que lo hacen.

Dinamarca enterita, tiene 43.000 km2 distribuido para 5,1 millones de habitantes – sin contar con Groelandia. Pernambuco uno de los menores estados de los 27 que compone Brasil tiene 98.000km2 y 9 millones de habitantes, Brasil es el 5º país más grande del mundo y tiene 190.000 millones de habitantes en total, fuera los que no se registran.

Sus amigos y conocidos viven en casas o apartamentos amplios y bajos. Mi familia y amigos viven en rasca-cielos. Me ha hecho mucha-mucha gracia que tuviesen casas de verano. ¿Pero cuando es verano aquí!? En el sur del país. A “larga” hora y media en coche de Copenhague, como si te vas a Alcalá de Henares a veranear. Casitas de madera blanca como en las pelis, rodeadas de césped verde vivo. Bonito, bonito.

Los brasileños hablan por los codos, hacen amigos en cualquier cola de supermercado, se unen a cualquier celebración, siempre cabe uno más – calor humano. A la vez son bastante mal educados, hablan alto, carecen de etiqueta, son desorganizados y dejados – todo les da igual.

Los daneses son extremamente educados, polite, correctos. Simpáticos y no necesariamente naturales, nada espontáneos, y lo más chocante: no les gusta mezclarse con extraños. Son muy reservados e independientes. Absolutamente todo lo contrario de los brasileños.

Dos ejemplos: estaba en Brasil en un concierto con una amiga, ella se fue al servicio. Un grupo de chicas al verme sola me invitó a disfrutar del concierto con ellas, no nos conocíamos de nada. Estaba en Dinamarca en una fiesta en casa de un amigo. Conocía a 3 personas en total. Prácticamente no me hablaron en toda la noche.

Brasil uno de los países más corruptos del mundo, con un índice de asesinatos 4x más alto que el resto del mundo. Sumas que sobrepasan las victimas de la guerra de Afeganistán y Irak juntos. Todo el mundo conoce a alguien que conoce a alguien que fue asesinado. No hay libertad de ir y venir, no se puede andar por la calle, al menos que solo lleves la ropa y una zapatillas no llamativa.

Dinamarca es uno de los países más seguros del mundo. La sociedad danesa es la que más confía en el prójimo, la transparencia política en Dinamarca es muy alta y hay informes que afirman que Dinamarca es el país que experimenta menos corrupción en el mundo. Dinamarca es el segundo país más pacífico y seguro del mundo según el Índice de Paz Global (2009).

Mientras en Brasil parte de la clase media protesta contra la bolsa familia, en Dinamarca la educación y la sanidad son gratuitas. Uno de los padres puede tener 1 año de licencia de maternidad con 6 meses con el sueldo íntegro.

Un informe que anda dando vueltas por las noticias dice que Dinamarca está en 1º lugar del ranking de países más felices del mundo, aunque yo personalmente tengo dudas sobre cómo se puede medir algo que ni siquiera tiene una definición consensuada. Estoy segura de que los brasileños se creen más felices que los daneses.

Este post podría ser infinito… con las diferencias abismales en todos los sentidos entre los dos países, preguntad a cuantos brasileños les gustaría vivir en Dinamarca y a cuantos daneses les gustaría vivir en Brasil.

*Por supuesto es una generalización de las dos nacionalidades, ni todo brasileño es mal educado, ni todo danés es frío. En cuanto a política, corrupción, bolsa familia, impuestos, no es una comparación exaustiva, ni tiene como objetivo serlo. La gracia que me hace compararlo es que soy brasileña y mi novio danés. Nuestros familiares y amigos no dejan de preguntar donde vamos a vivir y aunque por ahora estamos muy bien en territorio neutro, en el futuro todo es posible. 🙂

Dale una vuelta a tu destino:

Dos destinos opuestos y maravillosos.

Anuncios