Babieca a 100km del destino – De Sarria a Airexe #dia12

40kmA
60km de Santiago de Compostela

Sarria_a_airexe

Por fin me libré del gnomo. Y me di cuenta, que realmente es uno de los trechos más bonitos del Camino.

verde_naturaleza_babieca verde_arbol_Camino

Ya no sentía la prisa de llegar, me había adelantado bastante al principio. Mis piernas llevaban cansancio acumulado, pero el culo ya no dolía tanto, el antebrazo ya estaba medio currado de las trepidaciones. Me desperté con energía y con ganas de disfrutar del Camino y la verdad es que el paisaje ayudó:

puente_galicia_

Aquí cruzamos la marca de los últimos 100km.

km100_camino_de_santiago

Conocimos un personaje que me quiso ayudar en las cuestas – ¿como sufro, eh? – me preguntó algo que ya lo había pensado muchas veces: como se llamaba mi bicicleta. Tuve que pedir sugerencias.

babieca_sugerencias1babieca_sugerencias2

Y por votación: Babieca.

Hay tantas teorías sobre su origen que me voy a quedar con la que más me gusta:

Babieca fue el legendario caballo que las fuentes literarias, del Cantar de mio Cid (1200). Dicen que era el caballo de El Cid Campeador, quien llegó a dominar prácticamente todo el oriente de la península ibérica. La esposa de El Cid, montó el cadáver de éste para hacer creer a sus enemigos que seguía vivo.

No estuve tiempo suficiente con él para contarle el nombre genial de mi bici, pero al preguntar porque hacía el Camino, contestó que para liberarse de sus miedos. Me pareció una respuesta bonita, a pesar de su teoría de que la vida es una sucesión de hechos que solo hace falta vivirla, que sueltas algo aquí y lo recibes allí. Creo que si nadie se preocupara por el día de mañana seríamos todos unos salvajes y que la vida no es tan justa como para que el refrán sea cierto

Porque dando se recibe,

perdonando se es perdonado,

y muriendo se resucita a la vida eterna.

Pero habrá que intentarlo.

el camino de santiago

Pasamos por un pueblo que me llamó mucho la atención, Portomarín, sobretodo por el puente.

puente_portomarin portomarin

Dale una vuelta a tu destino:

Estábamos demasiado cansadas para seguir hasta Palos de la Frontera. Decidimos quedarnos en Airexe. Un pueblo de campo, auténtico, poblado por caca de vaca, un único albergue y un único restaurante, con una cena farta y rica.

Anuncios