Retomando el barro – De León a El Ganso – #día 8

Etapa: 65km
A 248km de Santiago de Compostela.

Leon_el_ganso

Hacer la coleta, poner otra vez el culote, el casco, los guantes… retomar a la bici llena de barro. Colgar las alforjas cubiertas de polvo, tierra fina, de esta que sabes que cubrirá tu ropa en media hora.

camino_santiago_dia_8

Dejar atrás el #postureoleones, las ropas limpias, los pañuelos estilosos y perfumados y los pantalones limpios y molones de mi amiga. Me fui de León pensando en el vino, en las tapas y preguntándome porque cojones había elegido hacer el Camino. Sí. Otra vez.

camino_de_Santiago_paisaje_8

En este tramo el Camino es feo, cruza la carretera un montón de veces, pero mis piernas estaban casi recuperadas, el culo mucho mejor y el antebrazo ya no dolía para nada.

¿Sabes? El dolor atrapa una parte importante de tus pensamientos, las cuestas otro porcentaje bastante alto. Si no te duele ni hay demasiadas cuestas y el paisaje es feo, te aburres. Entonces me acordé que con el casco del móvil podía hablar mientras pedaleaba, hoy me daba igual la batería, oye. Hablé todo lo que he querido con madre y con amig@s, alguna vez un poco jadeante, pero me han ayudado a llegar a Astorga. entrada_astorga_camino_de_santiago

Parece mentira que después de este tramo feo te encuentres una ciudad así.

peregrino_astorga_camino_de_santiago

Gaudí dejó un palacio aquí… comorrr? Pues el Palacio Episcopal de Astorga es, junto a la Casa Botines (en León) y El Capricho (en Comillas), las únicas obras de Gaudí fuera de Cataluña. Y fíjense, el tio estaba en medio de tantos proyectos que preparó los planos a distancia y para la construcción envió obreros y albañiles catalanes que habían trabajado previamente con él.

palacio_episcopal_astorga_gaudi

palacio_Catedral_astorga_gaudi

Justo al lado está la Catedral de Astorga, y ni el Palacio de Guadí le hace sombra. ¡Qué fachada más impresionante!

catedral_astorga

Estuve a punto de quedarme aquí. Estaba casi todo cerrado, elegí un bar de mala muerte para cargar el móvil y picar algo. Terrible. Se han vengado de todo lo bueno que comí en León.

Me sentía cansada y pesarosa, pero seguí el consejo de mi amigo; el día siguiente sería de subida y había que forzar un poco más hasta El Ganso. No era demasiados kilómetros, pero el sol me estaba pasando factura, el Camino más vacío que nunca, las moscas me perseguían como se fuera una vaca y esto me estaba sacando de quicio. No crucé con ninguna alma hasta que llegué a El Ganso. Hasta hoy me pregunto porque hacer una parada aquí. Había una cruz en medio a una rotonda que se llamaba plaza, un único bar, una iglesia en ruinas y un, solo uno, albergue de peregrinos.

el_ganso_lavar_ropaEra agradable, había césped y una pareja de mayores, charlando con una madrileña majísima, de estas que sabes que te va a caer bien de primera. Senté en el césped y me dejé llevar por las historias de Dona Julia, una señora de más de 70 años que hacía el camino andando, por tramos y su marido, que le acompañaba en coche y le subía las cuestas más duras. Lavar la ropa así es mucho más fácil.

No tardó mucho en llegar un hombre relativamente joven, de estos quejicas que todo le sale mal y se rebela contra el sistema. Un coñazo de tío. Agradecí no tener que caminar. ¿Te imaginas? Vas andando y te toca un tío de estos por toda una etapa. Estoy segura de que solo sobreviviría uno.

Dale una vuelta a tu destino:

Mejor quedarse en Astorga. No hay nada en El Ganso. Y si Dona Julia no está para dar conversación será muy, pero muy, aburrido.

Anuncios