Los problemas del verano

Los problemas del verano son, por ejemplo, cuando tienes la hamaca en el sol, hace calor, la pones en la sombra y te hace demasiado fresco; cuando comes te entra un sueño incontrolable y te despiertas con un ¡hammmmbre!; cierras la tienda te metes en el saco y te das cuenta que la linterna se ha quedado fuera… es un sin fin.

Pero a mí lo que me está matando son las planificaciones de los viajes que se solapan. No deja de ser un problema de verano… 😉

Estoy corriendo para todo: la ofi ardiendo de urgencias, entrenando todos los días, comprando todo lo necesario para El Camino, planeando mini escapadas de playa para los findes y puentes con los amigos, recibiendo visitas en mi casa, cervecitas y cenas por la tarde-noche… De verdad, por más que quiera actualizar el blog se me hace imposible.

Tan solo deciros que estoy más confiada, más fuerte, con más resistencia y que tengo la esperanza de llegar a Santiago. Muy pronto os cuento todo.

training_entrenar_camino

Anuncios