Un extraño en mi casa

Todo lo que sé es su nombre, su nacionalidad y que tiene los zapatos muy grandes.

danes_zapato

Al final del año pasado viajé a Marruecos con una amiga. Por ser chicas, aprovechábamos bien el día, pero por la noche preferíamos quedarnos en el  hostal o Riad.  Conocimos decenas de personas de todos sitios tomando un té tras otro. Tengo excelentes recuerdos de Marruecos. ¡Me encantó!

Bueno, a lo que iba… entre todos que conocí había un chaval de Dinamarca, muuuuuuuuuuuuuuy alto. Estuvimos hablando muy poco tiempo, yo de cuanto me gustaría ir a Dinamarca y él de que estaba deseando conocer Madrid. Creo que la conversación duró menos de media hora, pero terminó con “bueno, cuando quieras tienes casa”. Nos adicionamos en el Facebook y no nos volvimos a hablar.

Un día recibo un mensajito. Venía a España y preguntaba que hostal/hotel recomendaba y si nos podríamos encontrarnos. Lo primero que pensé fue, “mierda, va a venir de verdad”.

Pues vino y yo cumplí con mi palabra. Aquí está en mi casa, Todo lo que sé es su nombre, su nacionalidad y que tiene los zapatos muy grandes… Temo que no sobrevivirá a los 38º grados de Madrid. Le he dejado un ventilador y esta mañana estaba apagado. En el caso de que siga vivo iremos a la exposición de Dalí y a un concierto de flamenco.

¿Y por qué os cuento esto? – primero, porque estoy apuntada a CouschSurfing y nunca recibí a nadie en mi casa. Me daba un poco de miedo. Y segundo porque me ha propuesto algo que me hace muchísima ilusión, solo de imaginar me hace feliz: me ha invitado a navegar con su familia en un barco de vela durante una semana. Ni siquiera sé si voy a poder ir, pero solo de pensarlo siento un cosquilleo en la tripa. ¿Imagináis lo bonito que tiene que ser?

Dale una vuelta a tu destino:

Haz nuevos amigos y fíate de ellos. La probabilidad de que tengas buena compañía, aprendas sobre su cultura y de que hagáis nuevos planes es absurdamente mayor de que te pase algo desagradable. Tengo que aprender más de mi madre y mi padrastro: siempre tienen visitas en casa  y, ¿cómo no?, invitaciones para dar la vuelta al mundo sin pisar hotel.

Anuncios