Piraguas en el río Júcar

Hemos elegido la ruta por el Río Júcar, de rápidos suaves y poca profundidad. Las piraguas eran más pequeñas, estrechas y  más fáciles de manejar. Hace mucho hice el descenso del Sella y cogi piraguas algunas otras veces, pero esta fue la más divertida. La corriente hace casi todo el trabajo y los rápidos son suaves, pero chulos.

Llevas un respaldo, chaleco y casco. Hay que ir en bañador porque te mojas todo el rato. Llevé a Maltida, después de mucho insistir, pero no me atreví a sacarla hasta que paramos en una orilla para comer algo.

piraguas_jucar_cuenca

nosotros_cuenca_jucar

No hay peligro, solo tienes que seguir los lados que te dice el instructor para evitar pegarte con los juncos de la orilla y intentar no bajar de culo en los rápidos.

A mí me pasó y me agarré a los juncos como a la vida. Me quedé ahí abrazada a un montojo de junco pensando en como hacer para librarme de la situación. Un rato después se me ocurrió poner una pierna fuera y la piragua fue girando hasta que me posicioné para hacer la bajada. Menos mal que no hay pruebas gráficas de este incidente. Ni testigos.

Lo más grave que te puede pasar es caerte al agua, vamos, que no tiene casi nada de profundidad, pero eso sí, está tan fría como agua de deshielo.

Dale una vuelta a tu destino:

Cuencaventura – lo hicimos con esta compañía, el instructor muy majo. Hay un pack que me quedé interesada en coger de 3 actividades por 100€ incluyendo vuelo. Pero para un finde, quizás era demasiado.

Anuncios