El bólido en la ITV

Para quienes han acompañado las aventuras del bólido, hoy ha sido un día muy importante. Para los que no lo conocen, el bólido es mi querido coche, anciano, con cinta casete y que por motivos del destino ahora es tricolor. Sí, blanco con el paragolpes azul y el lateral plata. Muy fashion.

Hacía unas semana que el bólido iba mal de un ojo. Como el capó estaba un poco torcido por la operación, le saltaba un ojo a cada rato. Cuando lo puse por la 52º vez hizo clic, y no volvió a moverse. 🙂

Así que hoy hemos ido al sitio más temido. La ITV. Pasé a ducharle antes, rellenar el agua, hinchar las ruedas, todo para que se quedara un poco más presentable. Pero pobre bólido, qué cantoso… el inspector se estaba frotando las manos cuando le vio. Lo primero que dijo fue que abrira el capó. ¿Cómo no? Luego intentó arrancar el paragolpes zarandeándole con ganas. Estoy segura que estaba deseando subirse y saltar a ver si lo tiraba, pero mi campeón ni se inmutó. Entró él mismo (el inspector) a probar los frenos y con una cara de pocos amigos apuntando en un papelito todo el rato me mandó pasar a recepción.

Casi como esperar el resultado del examen, una tensión… No podéis imaginar el tamaño de mi alegría cuando me dio esta preciosa pegatina amarilla.

bolido_itv

Señoras y señores se confirman los planes de este finde, nos vamos de camping. 😀

Dale una vuelta a tu destino:

Diviértete con las aventuras del bólido en este orden:

Anuncios