ESTÁS EN BABIA – LÉON

Vale, estoy nostálgica, parece que hace mucho que no viajo, aunque el último fue Granada y Jaén en Reyes. Creo que la culpa tiene las montañas nevadas de la Sierra de Madrid que me saludan cada día de camino a la ofi. Tengo unas ganas horribles de huir y seguir recto. Otro día nevó y dejó todo blanquito… quiero rebosarme en la nieve… y no dejo de recordar que lo hice, hace tiempo, en Babia.

babia_leon_llegada

babia_leon_nieve

Quizás no sea un sitio muy conocido, pero Babia es uno de los paisajes más bonitos que he visto en España. Era invierno y recibí una indicación de una amiga a una casa rural maravillosa. La mejor que he estado: El Rincón de Babia. Son pocas las habitaciones, todas con un encanto especial, los caseros son muy simpáticos, él cocina y ella sirve. Los desayunos estaban deliciosos, las cenas también.

elrincon_babia_leon_

Aquí los pueblos tienen 4 casas, y no exagero. Pasas con el coche por una señal con el nombre del pueblo y desde esta señal ya ves la otra que indica el fin del pueblo. La carretera es preciosa, estrecha un solo carril ida y vuelta, curvas que cruzan el río unas cuantas veces, todo cubierto de azúcar de tarta de novia, la nieve.

babia_leon_rueda

La casa está cerca del río y a los lados no hay más que nieve. Nos recibieron los caseros y un perro lobo blanco de lo más amable. Preguntamos donde podríamos dar un paseo y tapear. Nos habló de un “pueblo” que estaba a unos 8km. Preferimos caminar.

babia_leon_camino

babia_leon_carretera

El único bar del pueblo era la parte trasera de una casa, chimenea, embutidos, queso de cabra auténtico y miel de verdad, de estas espesas que me encanta. Nos atiborramos a comer y la cuenta: 11€. ¿Eh? Espere, hemos comido: eso, aquello, eso otro… sí 11€.

babia_leon_queso

Decidimos comprar una lotería. Nos hacía gracia comprar la lotería en un sitio tan perdido. Nos tocó 100€ a cada uno y estuvimos a un solo número del premio gordo. Un único número. ¿Os lo creéis? Estaba tan emocionada de estar a un solo numero de ser rica que empecé a hacer planes, es que si nos hubiese tocado iríamos a dar la vuelta al mundo y luego compraríamos una casa y solucionaríamos la vida de algunos familiares y haríamos… después de media hora de planes lloré 2 días. Pero eso es otra historia, volvamos a Babia…

La vuelta la hicimos iluminados por la estrellas, una preciosidad.

Por la mañana preguntamos al casero que podríamos hacer. Yo quería andar a caballo, nunca lo había hecho en la nieve, me parecía de lo más romántico. Nos indicó el Parque Natural de Somiedo, ya en Asturias. Sé que estoy echando muchos piropos, lo siento. Pero este puerto, de verdad, es IN-CRE-Í-BLE.

somiedo_asturias

Llegamos ahí, mi caballo se llamaba Andarín, era un poco rebelde y comilón. Hicimos una ruta de un par de horas subiendo por el monte, completamente nevado, me daba un poco de pena del caballo, pero al parecer iba más cómodo que yo. Pero no más feliz, os aseguro.

somiedo_asturias_caballo

somiedo_asturias_caballo3

Nos acompañaba Luna, una pastor que conocía el camino perfectamente, nos adelantaba, iba por detrás o resolvía perseguir alguna liebre pegando unas carreras de cine.

somiedo_asturias_nieve somiedo_asturias_perro

Encontramos unas construcciones antiquísimas de piedra, llamado Chozos, que los pastores utilizaban para abrigarse del frío y almacenar comida para el ganado.

somiedo_asturias_chozos

Justo aquí empezó a nevar, el viento estaba fuerte y el guía decidió bajar.

Yo estaba emocionada con el paseo. Fue un momento “felicidad absoluta” para apuntar en el cuaderno. Mirad mi cara, ¡me dolian más las mejillas que las rodillas!

felicidad

Celebramos con una auténtica fabada asturiana y volvimos a casa para una pequeña siesta. Por la noche, ya calentitos, cenamos y después, al pie de la chimenea disfrutamos de un Gintoni con música bajita. ¡Qué delicia!

Salimos a fumar y escuchamos un ruido que parecía un llanto de uno o varios niños pequeños, se lo comentamos a la casera. Cachorros de lobo. Nos sacó un álbum de fotografías antiguas de la casa antes de la reforma, del campo, de la nieve (¡que en ocasiones les cubría la ventana!), nos contó que aquí se encontraba la colonia de lobos más grande de España. Los pastores protegían su ganado con dos perros: uno pequeñito y rápido que da vueltas dirigiendo la manada y un mastín que hace el papel de segurata. En este momento quise hacerme pastora, hacer queso de cabra y producir miel de abeja. ¿Qué hago en una metrópoli? ¿Qué hago en una oficina acristalada?

somiedo_asturias_vistas

El domingo íbamos a hacer una ruta de raquetas de nieve, pero duraba una media de 4/5 horas y decidimos dejarlo para otra ocasión. Llevo desde entonces deseando hacerlo, de este invierno no pasa!

Dale una vuelta a tu destino:

El rincón de Babia, un sitio encantador, romántico, acogedor, con unos anfitriones más que especiales. Como os contaba la comida está riquísima y nos hicieron sentir en casa con las historias del campo y de los lobos. ¡Más que recomendado! ¿a qué esperáis?

Parque Natural de Somiedo con miles de rutas por explorar.

Anuncios