Vivir sola y abrir la mermelada, es una cuestión de honra – SIERRA NEVADA – Granada

A 515km de Madrid

A veces empiezo a escribir y me doy cuenta que os estoy contando como me lío para salir de viaje. Viajar es cambiar y los preparativos son siempre divertidos, aparatosos o desastrosos, cualquier cosa menos aburridos. ¿Se te pone un nudo en el estómago cuando os vais de viaje? A mí también. Da igual si lo has programado hace un mes o esta misma mañana, siempre terminas medio corriendo o andando de un lado a otro pensando en qué te estás olvidando. Adrenalina y nervios es el denominador común, pero se transforma en excitación y felicidad cuando te sientas en el asiento del avión o del bólido.

Pues este finde, era puente, puente de Reyes. Dos opciones: comerme las uñas en el sofá acompañada de Juma (mi gata) o irme por ahí y castigarme el resto del mes por los ahorros que no hice. Number two, please. Tardé tanto en decidirme dónde, cómo y con quién que cuando finalmente lo hice era demasiado tarde para conseguir una compañía… pero el destino siempre está ahí, pues para allá vamos!  😉

Llevaba dos inviernos pensando en subir a la montaña y hacer snowboarding. No tenía ropa de nieve. Estuve enamorada de un mono-monísimo de Decathlon que nunca compré y ahora ya no me daba tiempo. Pillé un plan en Planeo de 8€ por el alquiler de botas y tabla, hice una reserva en un albergue de Granada, la maleta en media hora, todas las cintas de mamá en una bolsa (imprescindible) y me fui a Jaén, a casa de una amiga, ahí, más cerca de la montaña era más fácil decidir.

Casa de amigo, muy amigo, es como la tuya, pero con la cena más rica y las risas más amplias. 😀

Sierra Nevada está a 1h30 de Jaén, así que madrugué para llegar prontito, hasta darme cuenta de que no había cargado la batería de la cámara. Hunf! – y mira que todos los manuales de viaje dicen que tengas dos baterías, pero si tienes las dos sin cargar da lo mismo, ¿no?

On the road y el pensamiento en ¿a quién se le ocurre hacer snowboarding sin tener ni idea y sola? Iba pensando en desistir: mejor unas fotos, un café y media vuelta. Pero cuando fui acercándome a la montaña me emborraché con la belleza. Vivir sola y abrir la mermelada es posible, es una cuestión de honra, joer. ¡Voy a comer nieve y punto!

Llego, aparco antes de la estación para ahorrar los casi 20€ que te cobran en el aparcamiento, bajo las eternas escaleras y empiezo a buscar la tienda donde debería recoger el material. De todas las tiendas que habían, esta era visualmente la más chunga, pero al parecer la más barata. ¡El chico que me atendió era un encanto! Dijo vosotros un par de veces, yo no le corregí hasta que no aguantó y hizo la pregunta: ¿Vas sola? ¿Sin tener ni idea? Eres muy valiente. Le contesté, no te creas, estoy cagada. Se rió y, privilegio de los solos, me habló un montón, consiguió un guía para mí de última hora, me hizo un descuento, me alquiló un pantalón por 5€ (había visto por 25€ en la web de otra empresa).

No había taquilla con llave, ni se podía pagar con tarjeta. Tuve que volver al coche (#atomarporculo) para dejar la cámara con las botas de snow puestas y con dos forros polar que me hizo sudar horrores y arrepentirme una vez más de mis ideas descabelladas.

Tener el forfait pagado, menos una pieza de ropa, la tabla en manos, un guante comprado al mantas y todavía me faltaba el gorro y las gafas… es tan aparatoso como bucear…

snowboarding_sierra_nevada

Encontrar el monitor fue como encontrar Jesus. ¡Por fin! Cogimos el forfait y para arriba. ¡Qué bonita es la nieve! (y los renos…).

telesilla_sierra_nevada

El guía era extraordinario, (Murphy nunca me persigue en este tema, ¿os habéis dado cuenta?) me enseñó milagrosamente a levantarme en cuesta, a bajar de frente, de espalda (flipen!), en diagonal, a frenar hacia la derecha y hacia la izquierda con los talones y con la punta del pie. Dijo que lo estaba haciendo muy bien, que era muy ágil, tenia mucho equilibrio y que se notaba que había hecho deporte. Me he sentido la bala que mató a Kennedy.

yo_sierra_nevada

Casi me olvidé del día que sufrí una crise de pánico en la montaña, pero eso os cuento en el próximo post.

Dale una vuelta tu destino:

Oye, no os puedo aconsejar de esta vez, hice todo mal, fui sola, es mucho más barato ir en grupo y pillar packs promocionales, olvidaros de decidir de última hora ir a la montaña porque te clavan y luego te sacan los dos ojos. De todas formas, si queréis alquilar un equipo más barato puede que lo consigáis en Escuela Granadina Ski 3 – parece un chino, pero la gente es amable, el material está bien y cumple perfectamente su función. Si queréis un guía muy paciente y buena gente se llama Ruben y trabaja toda la temporada en esta escuela.

Sierra Nevada tiene su propia web, con mapas, pistas y más información.

snowboarding_sierra_nevada_granada

Anuncios