Los pelos de punta – FEZ II – Marruecos

Dejamos el coche atrás y entramos en el meollo de la medina.

fez_medina1_marruecos

Los burros son los protagonistas.

fez_burro_marruecos

El mercado es gigante. De comida a peines hechos de cuernos. Cubículos de 2×1 metros en que trabajan la paja, cosen ropa, alfombras, trabajan el cobre…

fez_cuernos_marruecos

En cada pocos metros una mezquita, una escuela, una fuente.

fez_mezquita_marruecos

Entramos en un patio de una escuela. Inscripciones del Corán en la pared. Impresionante la riqueza de detalles.

fez_escuela_marruecos fez_coran_marruecos Pero de todo lo que hemos visto nada fue tan emocionante como los curtidores de cuero. Tenía todos los pelos de punta. El olor era… indescriptible. Te dan un puñado de menta para que puedas soportarlo.

Panorama_curtidores_cuero_fez

Estos hombres ganan por producción, en el invierno trabajan menos horas por el frío. Yo desde fuera, con ropa térmica, me estaba congelando y ellos trabajan con la mitad del cuerpo mojado, metido en estas tinajas enormes de colores.

fez_curtidor_marruecos fez_curtidor2_marruecos fez_curtidor3_marruecos fez_curtidor4_marruecos

Los colores son extraídos de piedras o especias:

  • Rojo: de las amapalas
  • Azul y negro: antimonio
  • Verde: de la menta
  • Amarillo: es el color más caro y difícil de conseguir viene del apreciado azafrán.

fez_cuero1_marruecos

Podría quedarme horas a mirarlos. Todas las fotos que os cuelgue aquí son insuficientes… No pienso ahorrármelas.

fez_curtidor5_marruecos fez_curtidor6_marruecos

fez_curtidor7_marruecos

La tienda tenía todo los productos de cuero que puedas imaginar. Los abrigos de cuero de camello son los más resistentes, no se queman (nos lo demostró con un mechero), el cuero es suave, viste como un guante y los precios varían entre 100 y 400€. Claro que me he quedado con las ganas.

Nuestro guía nos llevó a comer en un sitio bonito. No de los más baratos, pero nos dijo que en la medina o es muy bueno o uno no se puede fiar mucho de la calidad. Tenía tanta hambre que cuando me acordé de hacer fotos ya había comido mi tajín con ciruelas, el cuscús y toda la ensalada marroquí. Delicioso.

Para finalizar la tarde, entramos en varios otros comercios. Entre ellos una fabrica de tapices. fez_tapices1_marruecos fez_tapices2_marruecos

Arriba del todo, una vista privilegiada de la torre de una mezquita.

fez_mezquita_torre_marruecos

Pero el día no terminaba aquí…

Dale una vuelta a tu destino:

Ver el post anterior: Amor a primera vista – FEZ – Marruecos

Anuncios