Amor a primera vista – FEZ – Marruecos

Ir a Marruecos y no conocer Fez es un crimen. Nosotras no pensábamos cometerlo, así que nos levantamos a las 4:30 para coger el primer tren que salía de Rabat y llegar al punto de encuentro con el guía que habíamos contratado por Internet a las 9 de la mañana.medina_noche_rabat

Todavía oscuro en la medina, acompañadas por el chico del Riad escuchamos la llamada al rezo. Las calles estaban completamente vacías, la ciudad dormía y caminábamos a paso rápido pero sin miedo.

Cuando llegamos a la plaza indicada llamamos al guía. Un señor de media edad que hablaba mejor castellano que yo misma sin haber nunca pisado España. Había estudiado filología española y seguramente algo de historia porque tenía el don de contarnos cada detalle de la ciudad de una forma mágica. Su amor por Fez, la historia de Marruecos y las costumbres musulmanas hizo la visita extraordinaria. Os contaré todo lo que mi memoria fue capaz de retener, pero lo que me gustaría transmitiros es la sensación de embargo, de emoción, de felicidad y los pelos de punta en alguna ocasión.

vistas_fez

Fez es una ciudad medieval en pleno siglo XXI. La medina estaba amurallada como todas las demás medinas, las casas son todas iguales por fuera, con este color ocre tan típico de los árabes.

fez_panoramica_marruecos

Los árabes son muy celosos, por fuera el ocre de los edificios sin más; el negro o gris de las chilabas. Por dentro la riqueza de detalles, los mosaicos de colores, los bordados muy cuidados en los tejidos de colores vivos, el oro y todo que brilla. Si ves una casa por fuera nunca sabrás si el que vive dentro es rico o pobre. La chilaba tapa los bordados en oro de la ropa que lleva la señora en su casa, para su marido.

Desde los fuertes que protegían la ciudad podemos ver el enmarañado de casas y calles diminutas, sin nombres o cualquier tipo de mapa. Es gracioso contar la cantidad de parabólicas que tienen.

fez_parabolicas_marruecos

Del lado opuesto al fuerte hay una ruinas donde secan el cuero. Este paisaje fue escenario de una de las novelas brasileñas más famosas: El Clon.

fez_ruinas_marruecos

Contaba la historia de una marroquí musulmana enamorada de un brasileño. Un amor imposible, prohibido por la familia, con encuentros y desencuentros. El motivo del éxito es fácil, la anunciaron justo antes del atentado de 11 de Septiembre, cuando creció la curiosidad y el injusto odio hacia los árabes en general. Además de un romance imposible, la novela contaba las costumbres árabes, su estilo de vida, sus fiestas, bailes, música, forma de vestir y de pensar. Fue traducida al árabe, al persa, al español e incluso adaptada a otras versiones. Fue mi primer contacto con el mundo árabe y el motivo de mi fascinación por sus contrastes.

Pero volviendo a Fez, todavía se conservan algunas puertas originales. Nosotros fuimos en coche a ver algunas.

puerta_azul_fez

Las puertas del Palacio Real de Fez me impresionaron. 7 puertas, la más grande para el Rey y cualquiera de los invitados hasta la más pequeña para los sirvientes, aunque en día libre, pueden pasar por la puerta grande, como los invitados. No está permitido visitarlo.

fez_palacio7_marruecos

fez_palacio_real_marruecos

Nos llevó a una fábrica de cerámica. Ahí nos han explicado todo el proceso. Las piezas son pintadas a mano con un lujo de detalles impresionante.

fez_ceramica_marruecosceramica_fez

Los mosaicos son dibujados con tinta y cortados uno a uno con un martillito. Mesas, fuentes, sillas y un sin fin de vajillas que no se rayan o rompen con facilidad, bellos. Un 40% de la población de Fez se dedicaba a la cerámica, actualmente este porcentaje se ha reducido bastante, lo artesanal es sustituido por lo industrial, “industrialmente” más barato. fez_mosaico_marruecos

Cada vista, visita, puerta era una emoción nueva, pero todavía quedaba lo más impactante…

Dale una vuelta a tu destino:

Si puedes facturar una maleta a la vuelta mejor, vas a querer comprar todo.

El guía lo hemos contratado en Fez.net, costó 30€ por persona durante 6 horas. Se puede encontrar más barato ahí, pero sinceramente no cambio el mío por nada en este mundo. Los oficiales llevan tarjetas. Nos han comentado en el Riad que han tenido un guía aburrido y hace el paseo muy pesado. Ve preparado para andar, son 6 horas de las cuales solo paras 1 para comer. El guía es imprescindible, como os he comentado es un laberinto gigante, sin nombres, sin mapas, no sabes donde entrar, no ves lo bonito de la ciudad y principalmente evitas que los comerciantes sean demasiado pesados.

guia_turistico_fez
Por la noche Fez tiene fama de peligrosa, te avisan Loleny Planet, el Riad y otros viajeros. Elige pasar la noche en el hostal.

Anuncios