Una hora de juego, un año de conversación

«Puedes descubrir más de una persona en una hora de juego que en un año de conversación» (Platón)

No dudo la frase de Platón y si la adapto a los viajes diría, “Puedes descubrir más de una persona en 15 días de viaje que en 5 años de amistad”. La compatibilidad para viajar con una persona realmente no tiene nada que ver con el cariño que sientes por ella. No es  directamente proporcional. Lo que sí que me ha quedado claro en todos estos viajes que ando haciendo es que encontrar un compañero de viaje ideal es bastante complicado.

La verdad es que me ha llevado un poco por el camino de la amargura pensar que no encontraré un compi para dar la vuelta al mundo. Hay muchos factores en juego. Disponibilidad, dinero, ganas para tirar todo al aire, huevos, aventura, naturaleza, ciudad, museo, historia, poder dormir en cualquier lado, poder comer cualquier cosa, soltura, simpatía, idiomas, racionalidad a la hora de tomar decisiones y emoción con la puesta de sol. Sobretodo que sea compañero, que tire de mí cuando yo lo necesite y que yo tire de él cuando sea al revés. Que seamos apoyo mutuo.

La idea de hacerlo sola me viene rondando, pero ser mujer no juega a mi favor en este ámbito, hasta ahora iba siguiendo blogs estupendos de hombres que viajaban solos

Javier, mi preferido y que llevo siguiendo hace mucho, va cruzando todo Asia en bici. Loca para dejar la oficina y irme con él – una señorita fue más lista y se me adelantó. 🙂

Crónicas de una cámara – un excelente fotógrafo que ha dado la vuelta al mundo, además de miles otros viajes, da una entrevista larguísima contestando las preguntas que todos los interesados en dar la vuelta les gustaría saber

Pak goes to, un incansable que ya ha dado la vuelta y ahora en Asia sin billete de vuelta.

La vuelta de los 25, que compré y leí el libro. Me gustó el padrón que elegió para repetir en cada uno de los países que visita. 25 entrevistas, una por persona y por país a jóvenes de 25 años reflejando su visión sobre su propio país.

O de parejas,

Marta y Gerard, con una web monísima y un texto suelto en Dándole la vuelta.

Jorge y María y sus consejos en La vuelta al mundo sin pasta.

Xavi y Carmen, como no, los primeros que encontré que daban la vuelta y ya van por la tercera – cuidado que es adictivo. Compré y leí su segundo libro: PASAPORTE HACIA NINGÚN LUGAR – una vuelta al mundo sin destino

Pero tuve esperanza cuando finalmente encontré mis guerreras. Mujeres que viajan solas:

Carmen, en Trajinando por el Mundo detalla lo que me faltaba un poco en otras webs: la pasta. Gracias a sus posts he añadido y quitado a mi itinerario mental. Además es una valiente, sí, valiente.

Where in the World is Rita, una portuguesa que escribe en inglés, con un blog precioso y con los miedos de cualquiera. Me encantó el post que decide viajar sola y la carta Dear World.

En Austria conocí una chica que había viajado durante 4 meses por Sudamérica solita. Lo primero que me decía es que le encantaba viajar sola, lo que para un brasileño llega a ser raro, para ella era lo más placentero. El día cunde, no dependes de nadie, no tienes que esperar a que termine de arreglarse, no tienes que gastar mitad del tiempo en discutir, conoces a mucha gente y solo estás realmente solo cuando quieres. Me ha hecho gracia la frase “si no es tu novio, acabas deseando matar un compañero con quien viajas durante tanto tiempo”. ¿Será? Mientras tanto voy catequizando mi madre.

Anuncios