Las termales de Budapest

El último día en Budapest todavía nos dio para conocer el mercado central y comprar Paprika.

Escuchar música por la calle

Para cruzar el río, subir en funicular al castillo de Buda, pasear por los jardines

Encantarnos con las estatuas y fuentes


Y las flores…

Y por supuesto las vistas…

Devolver las bicis y cerrar el viaje de verano con llave de oro. Relajar en una de las termales de Budapest.
Budapest adquirió el título de Ciudad de los Balnearios (o ciudad balnearia) en 1934, y es que la ciudad dispone de 118 manantiales, tanto naturales como artificiales, desde los que cada día brotan más de 70 millones de litros de agua termal a temperaturas de entre 20 y 80ºC. – Balnearios

Nosotros elegimos el Rudas uno de los baños más antiguos de Budapest, construido hace más de 450 años por los turcos, menos masificado que otras opciones y más pequeño también, pero en este día coincidía que en este podían entrar mujeres. Y no, no hicimos foto… pero había piscinas de 18º a 40º es tan relajante que terminas atontado.

foto de http://www.disfrutabudapest.com/

Me fui completamente enamorada de Budapest, mis ganas eran de seguir a Turquía y de ahí a Asia, de Asia a Oceanía y un sin fin… nada me hacía falta – solo el kit uñas y el secador que compraría en cualquier esquina. Impresiona saber que con 15kg tienes suficiente – (en Preparar la mochila y Mi mochila lo tenéis con más detalle) y no, no tenía ganas de mi sofá.

Anuncios