PADI – Buceo Open Water Diver – Bucear

Cuando surgió la idea de dar la vuelta al mundo hice una lista de las cosas que quería aprender antes de empezar. Una de ellas era bucear. Hice un curso reconocido internacionalmente para sacar el permiso PADI.

Había hecho natación toda mi vida, me muevo como un pez en el agua y aguanto el aire por bastante tiempo. Pero cuando me metí en el mar con todo el equipo encima me sentí como un cangrejo. Hasta que te acostumbras te mueves lenta y patosamente.

La ilusión de sacar fotos ahí debajo se fue con la corriente: tú preocúpate de respirar que ya tienes bastante. Efectivamente. Es como conducir por primera vez, pasar la marcha, mirar los espejos, dar a los pedales, poner el intermitente parece imposible y encima cantar no se te ocurre nidecoña.

¿Primero el bautizo o la titulación?

Quien todavía no tiene el curso puede hacer lo que llaman bautizo, suelen durar menos, ser más caras y menos profundas que las inmersiones de los titulados, pero está muy bien para probar. De hecho recomiendo probar primero así, porque respirar por un tubo sin más explicaciones te permite disfrutar de los pececitos, sin embargo escuchar durante una semana todas las posibilidades de muerte antes de ponerte a hacerlo es un poco escalofriante.

El PADI

El curso del PADI consiste en 1 semana o 1 fin de semana intensivo de clase teórica – un libro y un DVD muy didácticos que tienes que aprender para el examen escrito – y 2 inmersiones en piscina y 4 en el mar donde te enseñan a reaccionar ante situaciones de riesgo. Si apruebas y haces todos los ejercicios, se supone que estás preparado para bucear con una pareja titulada en aguas abiertas hasta 18m de profundidad – lo que no incluye entrar en barcos hundidos, cuevas o cenotes – es decir, los Open Water Diver, pueden subir a superficie en caso de emergencia sin mayores complicaciones.

La unidad de bucear es 2

El curso o el bautismo puedes hacerlo solo ya que el instructor se encargará de ponerte una pareja. Pero bucear por libre completamente solo no está permitido por una cuestión de seguridad, tienes que tener un compañero que te ayude si te hace falta.

El examen teórico y practico

El examen no es demasiado duro, pero hay que prepararse un poco. Yo estaba tan interesada en todo lo que podía pasar que me lo leí enterito. De mi clase creo que solo una persona suspendió, en este caso hay que volver a hacerlo. Cuanto a los ejercicios en el agua, lo primero que te enseñan es vaciar la máscara dentro del agua. Si no puedes hacerlo, no te dejan ir al mar. Más de uno no pudo, pero la mayoría no tiene ninguna dificultad en hacerlo. Creo que es como doblar la lengua, unos lo hacen como si nada y otros no pueden.

  • Gafas parcialmente llenas
  • Quitar las gafas, volver a ponerla y vaciarla
  • Pivotar – controlar la flotabilidad del cuerpo con la respiración
  • Señales para comunicarse bajo el agua
  • Simulación de que te quedas sin aire. El monitor cerraba la botella para que vieras la sensación que es tener poco aire. AAAAAaaaaa, yo le hacia con la cabeza que no y él hacia que sí – confiar en el monitor hace la diferencia, ya te digo.
  • Simulación te quedas sin aire, avisas a la pareja y coges su respirador de reserva haciendo una subida de emergencia.
  • Simular que el chaleco no funciona y rellenarlo a pulmón bajo el agua
  • Y la peor, simular que pierdes el respirador, rescatarlo y volver a respirar sin dejar de soltar burbujas. Comorrrrrrr?? Y si no lo encuentro??? Pues usas el de reserva que tienes en el pecho, tonta, así de fácil. Pero la primera vez que me dijeron que tenía que hacerlo a 8m en un mar turbio y con todo mi acojone encima dije que nai-nai.
  • Subida de emergencia de 10m sin dejar de soltar burbujas. Nunca debes ser más rápido que ellas.

Os confieso que las inmersiones en la piscina fueron una maravilla y que las dos primeras del mar me hicieron tener miedo. Tenía los ojos como los cartoon, ocupando toda la máscara. Concentración y autocontrol para estar tranquila, en el descanso llamé a un familiar que es buceador profesional, me dijo amablemente “si te acojonas 2 hostias” y volví al mar más tranquila. 😉

La última inmersión se me olvidó que tenía la casa de caramujo en cima, vi morenas, pulpos, un lenguado, peces de rayas, de colores raros, grandes, pequeños y medianos… un sinfín de animalitos, plantas y formas raras que no se molestaban  lo más mínimo con mi presencia.

Image

Pero volviendo al tema, que me lío yo sola, un día li en ocholeguas que Cabo de Gata era uno de los mejores destinos para bucear en España, con una reserva marina de 1 milla náutica! – Para allá vamos!

Dale una vuelta a tu destino:

PADI

Casco antiguo – el centro donde me titulé

Anuncios