LAGOS DE COVADONGA – Picos de Europa – Asturias

A 22,2km del Camping Picos de Europa
A525km de Madrid

Pi-pi, pi-pi, pi-pi-pi, pi-pi-pi, uffff, abracé el teléfono y dije a mí misma que no iba a ningún lago. Como me duelen las piernas! Pi-pi-pi-pi-pi, ¡Que no voy! Pero mi subconsciente no me dejaba dormir. Senté en la tienda a hacer el donwload antes de levantar. Casi, las 8. No me daría tiempo ni de coña. Un viento de coraje me tocó, levanté echando leches, tiré todo al banco trasero del coche, mi tienda 2seconds para montar, 1h y media para guardar, VRRRRRRRRRRRRUMMMMM, The flash, y la guardé en tiempo record guiness. Cafetería cerrada y recepción también. Ain, vuelvo luego, llené la botella de agua, hice un pi-pi y cuando ya iba a irme ví el recepcionista, bajé corriendo, esperé a un inglés y todas sus dudas, (joer, ¿la gente cómo madruga tanto para preguntar?) 8:15, ¿cree usted que llego a los lagos en coche? Hummm.

Entro en el coche corriendo, GPS marca 25 minutos, Fernando Alonso por las curvas de los Picos de Europa, sin peinar ni cepillar los dientes (mamá, las broncas por teléfono, okis?).

carretera_picos_de_europa

Llego, hago cara de porfiiii al guardia

-¿puedo pasar con el coche?
– Así de guapa sí, ¿vas sola? Hombre, te vas aburrir ahí arriba.

Más contenta que pollito en barro subo la montaña en coche hasta que veo un coche detrás de mí. ¿No era por guapa? Hunf! Igual se mofaba de mi pelo. Hacia frío, pero sol, el único ruido que se escuchaba era tolón-tolón, tolón-tolón de las campanas de las vacas. Que sitio precioso.

covadonga_vista

vacas_camino

bazerro_mamando

En el aparcamiento aproveche para desayunar las frutas que me quedaban, cepillar los dientes, peinarme un poco, preparar la mochila y hacer la ruta a paso de hormiga. 2,5km de ruta muy fácil, de subida pero cemento, con 3 cafeterías que elegir, baños por todos lados, un mini museo. En la entrada:

–       De dónde sois?
–       Hummm? – miro hacia el lado y hacia atrás
–       Que de donde sois vosotros.
–       Pero si voy sola…

una antigua mina

mina_covadonga_piedras

mina_covadonga

¡y qué vistas!

vista_covadonga3

y dos lagos: el más pequeño la Ercina

lago_covadonga_ercina

y el más grande, Enol.

lago_covadonga_ernol

lago_covadonga_ernol2

Yo estuve un rato en cada orilla, pero armé el chiringuito en Enol. Saqué la mantita, puse la cazadora, el libro de Fal y a disfrutar. Mimeticé tanto con el lugar que una vaca se acercó y temí que se acostara en mi manta. Comió el pasto a 5cm de mí, me miró fijamente, como un gato, comió un rato más, pero no descansó hasta olerme! ¡Me olió!!! ¿Alguien ha sido olido por una vaca en su vida??

Estoy que no espanto ni paloma.

oler_vaca

PD: Oye, si estáis pensando, no está tan cerca así, o no está mirando a la cámara, a ver quien tendría huevos de sacar cuando la tienes a dos palmos del jeto, con mirada fulminante.

Otra cosa, estar solo da mucho tiempo para pensar y reflexionando seriamente sobre las vacas, me parece que las orejas están mal planteadas. Les falta un algo más largo que les sirva para echar las moscas de encima. O que Darwin me explique de que les sirve las moscas.  😀

vaca_mosca

Cuando creí que era la hora – así deciden los que viajan solos – cogí el coche destino San Vicente de la Barquera y paré en uno de los pueblos a tomar un café. Una mujer con un acento gracioso, dijo que no tenía cafetera de bar, pero tenía la que hacía su propio café y me ofreció uno gratis. Lo acepté y pregunté de donde era. De Brasil. ¡De mi ciudad! Dos hijos pequeños de un español de campo y un negocio de quesos. Ai, los quesos… Ponme este de vaca y este de cabra con pimentón, por favor.

Dale una vuelta a tu destino:

Lagos de Covadonga – en alta temporada no se puede subir con el coche, hay que dejarlo abajo y subir en autobús, para subir en coche hay que ir antes de las 8:30.

Hay otras rutas que hacer por las montañas, pero la que hace todo el mundo, incluso con niños es la de asfalto y escaleras de piedra.

No me fijé en el nombre del sitio de los quesos. ¡Qué pena! 😦

Por primera vez, disfruté plenamente de viajar sola. No sentí ni una gota de soledad.

Anuncios