JAÉN y sus olivos

A 343km de Madrid

Le debía esta visita hacía más de 2 años. Antes tarde que nunca, visitar un amig@ que vive en otra ciudad es siempre placentero y también más económico. Es verdad que no te da mucho tiempo para hacer un turismo intenso, pero invertir tiempo en cotillear sobre tus planes y los suyos es muy gratificante. El café siempre sabe mejor en estos viajes. =)

Me decidí un poco tarde y salí de Madrid a las 7p.m. del viernes. No hubo problemas. Agua, patatas de bolsa, pitis, casetes (sí, tengo un coche viejo, ¿qué pasa?) y carretera. Fue la primera vez que hice un viaje en coche sola, descubrí que cantar muy alto es fundamental. Llegué para la hora de cenar, y por cierto me esperaba jamón y el aceite más rico que he probado nunca.

Jaén es un mar sin fin de olivos. Miras hacia el horizonte y ¡no ves donde acaban! La tierra parece un peinado africano.

Image

Image

Image

Hay miles de rutas de senderismo y yo quería hacer una. Elegimos una ruta en el colas del Pantano del Quiebrajano, cerca de la presa. Dimos varias vueltas pero no fuimos capaces de encontrar donde empezaba. La ruta indicaba que se acababa el asfalto que nunca pasó y que estaba pasado un “polletón” de piedra que no descubrimos qué era y lo interpretamos a nuestra manera (algo con punta – jejeje) por lo que pasamos por encima de él (plano) sin darnos cuenta.

Aunque no pudimos seguir la ruta, dimos un paseo alrededor de la presa y andamos un ratito. Fue más corto de lo que me gustaría pero sin duda el paisaje es precioso.

Image

Image

Image

El centro de la ciudad tiene encanto y destacan la Catedral – Catedral de la Asunción de la Virgen y el Castillo de Catalina.

La Catedral es muy bonita. Confieso que me enamoré de sus techos.

Image

Image

Image

Entramos justo cuando daban la misa y disfrutamos de un coro muy bonito. Dicen que aquí está el lienzo que secó el sangre de la cara de Jesús. El que no me cree, que lea la señal:

Image

El Castillo de Catalina es el origen de la ciudad, construido por árabes (XI) y reconstruido por la Reconquista (s.XIII) en mi modesta opinión, muy parecido a los demás castillos de la época pero con una curiosa grande cruz, desde donde puedes ver el mar de olivos de ambos lados.

Image

Se dice que la puso Fernando III el Santo tras arrebatar la fortaleza al rey árabe Alhamar, pero como era de madera y frecuentemente arrebatada por el viento, fue posteriormente sustituida por una de mármol.

Image

Al lado del Castillo está El Parador donde se puede tomar un rico café, cotilleando sobre lo que ya sabéis y disfrutando de una puesta de sol preciosa.

Image

Dios mío, que rápido llegan los lunes, ¿verdad?

Dale una vuelta a tu destino:

  • Catedral: gratis
  • Castillo de Catalina: gratis
Anuncios