Flotar en el Mar Muerto – Jordania

53,8km de Ammán

Decidimos dejarlo para el final, así relajaríamos y descansaríamos del viaje. Hospedarse ahí no es nada barato, así que mejor ahorrar en los hoteles donde sólo vas a dormir, aquí el plan es relajarse, llenarse de barro, flotar en el punto más profundo de la tierra (408m por debajo del nivel del mar) y curtir la piscina con un granizado de limón y menta.

Image

Image

Te da tiempo a leer un poco más sobre Petra, que nos he contado pero fue redescubierta por un Suizo rubio (Johann Ludwig Burckhardt), estudioso del árabe que se convirtió al Islam, para adentrarse en la cultura y alegando la necesidad de sacrificar un cordero descubrió Petra. Envió un informe a Inglaterra informando a los occidentales sobre la ciudad perdida por más de 1 milenio. Desde entonces empezaron las excavaciones. Se calcula que dos tercios todavía está bajo tierra.

Volviendo al tema lujo, el hotel era una pasada (Marriott), la habitación muy bonita, una piscina muy grande y otra vez para mi sorpresa los hospedes, en su mayoría, eran árabes aunque gran parte cristiana Ortodoxa Griega. Las fotos no eran bienvenidas, claro. Yo daría todo para tener la foto de una mujer, vestida con una burka-bañador! IMPRESIONANTE, con detalles rositas y todo. De hecho, las habitaciones indicaban donde estaba Meca.

Image

Image

Llegó la hora, al barro! Desde el hotel tienes acceso al mar. Te dan toallas y unos zapatos transparentes para que no te hagas daño con las piedras. Una maceta grande con mucho barro y manos a la obra.

Image

Me daba un poco de “cosilla” la sensación, en mi pueblo se ríen de ti si metes la pata en el barro, pero aquí era de lo más high society. Una vez tienes el cuerpo casi completamente cubierto, a secarse como un lagarto y luego al agua. Pero nada de meter la cabeza.

La salinidad es de un 30% (9 veces más que el océano), eso significa que el más leve roce con los ojos tendrás que salir corriendo (y a ciegas) a por agua mineral. La boca se queda tan salada, que es como si hubieras chupado un saco de pipas de un 1kg y todas a la vez. ¿Y por qué sé todo esto? Simple: me he lavado la cara. 😀

Menos mal que no tenía ningún corte, porque dicen que el ardor es de muerte. La alta salinidad se debe a la evaporación del agua por el enorme calor que hace allí (llega a hacer hasta 6ºC más que Ammán, ¡que no es poco!). Gracias a ello es un mar sin vida, no hay peces y sus aguas son curativas, por lo que muchos recurren a ello para tratamientos cutáneos. Tengo que confesar que el barro “chic” deja la piel muuuuy suave.

Lo que más me ha llamado la atención fue la flotabilidad. No me cansaba de hacer posiciones imposibles! Infelizmente me olvidé del periódico para hacer la típica foto. Snif!

Image

Image

Image

Por la noche, una cenita, pipa y baile. Un dia completo.

Image

Dale una vuelta a tu destino:

Hotel: Marriott Dead Sea – Si prefieres no quedarte a dormir, puedes pagar para pasar el día y acceder al mar muerto por 60 dinares (€). Hay muchas ofertas de hoteles de lujo por esta zona, os recomendaría mirar varias antes de elegir.

Anuncios